viernes, octubre 24, 2008

San Saturio









No hay más que ver el sitio
para entender porque el silencio
irrumpe con fuerza en los
que se animan a escribir.
Aquellos que se sonrojan por el viento
y sienten ese hálito misterioso
para dejar - o hacer - sonar en el papel
lo que las musas, si las hay, le inspiran.

Monasterio de San Saturio. 9/10/08

2 comentarios:

  1. lindo tener musas que inspiren en el viento...
    ¿los émulos del viento, suspiros, servirán para inspirar a los poetas?
    besitos
    www.lisa.bligoo.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario ;) yo si creo que hay musa: la vida, la disconformidad, el amor, el odio, la paz, la guerra...etc todo inspira solo hay que tener ése olfato que muchos suelen no trabajarlo.

    ResponderEliminar