viernes, diciembre 28, 2007

miércoles...

Rascándome la cabeza estoy
solo, sentado, y casi siempre
con unas manos atadas a los hombros
busco el contagio amorío de tu cintura
busco el olor exquisito de tus labios
busco el inocente beso azul que nos dimos
busco el pecho exquisito de una despedida
busco en este miércoles exilio
tus manos en el horizonte que no alcanzo
con mis fosas nasales y eso
que llevo tu olor entre mis manos.

Juego a ser el mismo de siempre
cabizbajo deposito en ti
el silencio amargo de un recuerdo.
Te me quedas perdida entre mi mente
y te busco dilapidando hasta
el mismo tiempo hostil de la comedia
para saberte a ti, para saberme a mi.

Y sigo rascándome la memoria
los años pasan si, la vida no.
Y veo desde aquí,
el sueño iconoclasta
de otra golondrina
capaz de resarcir
hasta los veintitantos años.
Y me doy cuenta
que hoy es miércoles,
que mañana es miércoles,
que el lunes miércoles
que el sábado miércoles,
que el martes miércoles...
los días miércoles, la semana miércoles
y me quedo lastimado por la rutina.

Hoy es difícil encontrar alguna explicación
a esa extrema delgadez
que tiene tu pelo en mis manos,
o tu cintura que se enreda entre mi piernas
para seguir creyendo que algo,
como este exilio, vale la pena,
aunque sea haciendo el amor
como pequeños y diminutos magos
que hacen malabares,
los miércoles en nuestros cuerpos.

lunes, diciembre 17, 2007

cosas que pienso y hacen que me coma el coco




Si al ciempiés le pica un pié ¿qué hace?


Pliegues asombrosos de una codorniz enferma
que se acerca acariciarle los pies al gato
mientras en el árbol de al lado
le observa un zorro medio d0rmido
esperando a que levante el vuelo el ruiseñor.

o los arándanos cansinos
que dejan los esperpentos
uniformados de una bebida
la embriaguez extrema de
que otro tiempo pasado fue mejor.

Onomatopeya de una caricia y
el uniforme enfermizo de un amor
que se acuesta tres veces al día
a descansar en los brazos
abiertos de una golondrina.

Pliegues distantes de una vida y
el ábside cansado por el tiempo
que acurrucadito duerme
corroído por la intemperie
que le ha tocado vivir.

martes, diciembre 11, 2007

admisiones.

He comenzado a descubrir
golondrinas en tu pelo,
también he visto
luminosos tus ojos,
mientras te marchabas
de espaldas a mi espalda.

He descubierto
y lo reafirmo,
que en tus vellos
me encuentro solitario.
Y no soy capaz
de otorgarle a mis labios
la sabiduría equidistante
a tus caricias.

He descubierto
que en mis labios
no hay presencia ajena
a tus silencios.

martes, diciembre 04, 2007

saudade

A veces, solo, siento el soplo de tus labios
cuando me echo a dormir, y descubro
tu costilla azul en la intemperie,
la arropo, la acaricio y me cobijo junto a ti
adivinando el latir de tu corazón
que me avisa de tu vida, de tus besos,
de tu experiencia y de tus pechos.

Atisbo tus labios, tu piel, tus ojos
reflejan el brillo de la seducción
Me acerco, te busco, te beso,
te abrazo, nos abrazamos, nos besamos.

Pasas tus manos por mi vientre,
por mi pecho, por mi cintura,
y yo, lánguidas mis manos, acarician
tu espalda, tu cuello, mi lengua, tu lengua,
mis labios, tus labios, tu respiración, la mía.

Tus manos se enredan con mis pechos,
con mi vientre, con mis besos, con tus labios.
Las mías buscan los tuyos
las canciones de tus labios
los aforismos que guardas entre tus piernas
se parecen a la espera de una noche sin luna.
Debilito mi esperma con tus besos
paso lentamente mi presencia en ti
y, nos abrazamos, nos besamos,
las caricias vuelan a encontrarse.

Iconoclasta de una seducción imperceptible
a los encantos y en nuestros cuerpos se avecina la melodía
de un tiempo largo y melódicamente corporal... que se descubren
lentamente a la entrega de una seducción irrepetible.

Mis manos, tus manos, apaciguan la esperan
de tu ropa, de mi ropa.
Besos, abrazos, caricias, besos
Ropa, camisa, pantalón, falda, blusa, sujetador
Piel, pechos, espalda, cinturas
Movimientos, vueltas, posturas
Ritmos, cintura, movimiento, abrazos
Piel, ropa, piel, sábanas, cama
ruidos, ritmos, golpes, ruido
Cama, movimientos, posturas, cama, movimiento, clímax
Caricias, gemidos, sudores, abrazos, espasmos, gemidos
Caricias, besos, labios, espalda, gemidos, sudores, gemidos.
Movimiento, silencio, gemidos. Cabello, miradas, sonrisas
descanso, sábanas, espaldas, ombligo, pie, cintura, vellos,
piernas, abrazos... descanso, suspiros sonrisas,
caricias en la espalda en tus hombros, sonríes,
descansas, te duermes, caricias
me duermo mientras bajan mis manos
por tu espalda cubriendo tu tez desnuda
con sábanas blancas cargadas de una
seducción irrepetible, un beso, me duermo...

viernes, noviembre 30, 2007

A Juan Gelman, a su poesía. A su compromiso. A su nieta. A todos aquellos que se quedaron atrás sin poder atisbar que su lucha valía la pena. Me vale más tus escritos que el silencio, y prefiero antes tu poesía, que leer mentiras de las que se publican, a diario, por lo medios.


Cuando las cosas cambien
te acercaras a mi
me pedirás un beso
y escribiremos los dos
las experiencias que
tuvimos
cuando empezamos a escribir
en aquellos papeles clandestinos
los versos que
nos llevaron por todo el país.

Se amarillenta las páginas
la tinta va lentamente borrando
del papel
las huellas que escribimos
cuando empezamos
el camino que nos trajo
a este sitio
del que no hemos vuelto.



su poesía.

su página

martes, noviembre 27, 2007

¿estás?...

porque no te conectas
al "messenger" y hablamos.
¿te parece? -
eso fue lo que le dijo
los párpados al sol
y cuando este se conectó
cegó al que solícito
la conexión pidió...

desde entonces
sólo brillan en sus ojos,
el sol...
la ceguera es tal
que ya no puede
ni leer las lluvias
que caen en los párpados
de la nieve que enjuta su piel,
que arrastra su piel
por laberintos ajenos al sol.

martes, noviembre 20, 2007

recomiendo este blog con mucho cariño

poesía-pintura y escultura...

Desde hace un tiempo, mucho tiempo, he venido leyendo este blog. Además desde que lo inició, hace ya un tiempo, me he acercado a leer su poesía, y también he disfrutado viendo algunos de sus cuadros. Es pintor, escultor - y últimamente - esta demostrando que la poesía es parte de todo lo que hace.

Es un poeta en el sentido más extenso de la palabra. Escribe desde la poesía social, intimista, hasta la poesía erótica. En los géneros poéticos expresa sus convicciones y su manera de ver; el mundo, la vida social, afectiva etc. invito a que lean a adolfo payés... y lo hago con el convencimiento de que, mi hermano, además de compartir la pintura y la escultura, comparte, exilio, y poesía.

jueves, noviembre 15, 2007

A los mártires de la UCA.

- Si no hacemos nada entre todos, entonces, ¿me moriré yo también?- le pregunto el hijo a su madre. Ella no supo qué decir. Guardo silencio y cortando una rosa del jardín, se la dio a su hijo. mientras, ella, le leía la placa que recuerda los nombres de los curas asesinados.



Hay ventisca fuerte esta noche
afuera el viento sopla la locura
que viene del averno, sin rosas ni versos.

Se oyen disparos por las calles
Se oyen gritos de muerte esta noche
No hay versos, ni besos
sólo quedamos nosotros y
los disparos que se aproximan
son más ciertos a
altas horas de la noche

- nosotros nos marchamos - dijo Rodolfo
- no es necesario - dijo Ellacuría (...)
ya vinieron e hicieron lo que querían;
meter miedo a nuestros cuerpos

no volverán – sentenció Ellacuría.
Y por primera vez, se equivocaba.

Pero Rodolfo y otro marcharon.
y los demás se quedaron
viviendo en los cristales rotos
porque a la madrugada del día previsto
del 16 de noviembre de 1989
miles de disparos se alojaron
en el césped, en el piso y en sus cuerpos.



seguir leyendo en iraultza

martes, noviembre 13, 2007

cuando leas mis palabras

Cuando leas mis palabras,
espero que, como a mi,
te colme de caricias,
de ternura y de esas
gotitas literarias que
cosquillean tu vientre
cuando acerco mis labios
a tu costilla izquierda.

O cuando estamos solos
haciendo lo de siempre
en esa cama que recuerda
los colores que dejamos
cuando hacemos algo parecido
a las locuras corporales
que los humanos
llamamos hacer el amor.

martes, noviembre 06, 2007

duermen

Duermen los avatares esta noche
me deja dormir la epidermis
equidistante del acordeón.

Duermen en mis manos
las caricias que se fueron
cuando marchaste el día de la nada.

duerme la epopeya en algún
sitio de mi memoria.
duermen mis canciones en
alguna guitarra que escondí en
el desván de mi exilio...
porque desafiné el día de la nada.

Duermen mis recuerdos
en mi memoria esa
que se achica a medida
que pasa el tren que me
lleve al sitio que no he vuelto.

Duermen tus besos en mis labios.
Duermen tus caricias en mi pecho
Duermen tus ojos en mis besos
y duerme tu sonrisa en mis lentes
mientras deposito cada noche
la energía vital que me hace
saber que, todavía, nos queda mucho
para amarnos mientras los demás duermen.

jueves, noviembre 01, 2007

Una frase, dos improvisaciones.

Si lo haces, tiene que ser, levemente tierno.


I

Despacio que las
palabras pasan
por mis pupilas
mientras mi cerebro
aglutina la esencia
de lo que expones.


II

Confieso que he visto
cómo te quitas la ropa
Y he de confesarte
que me hacen
cosquillas los pantalones.

martes, octubre 30, 2007

re-negao (recomiendo visitar)


Interesante blog, os invito a que le echéis un vistazo. Muy pocas veces hay personas que lejos de sus tierras empapan páginas virtuales, con su escritura, algo tan fácil y difícil de retratar como es el exilio. El re-negao logra captar, atrapar con sus escritos, todo aquello que tiene que ver con esa fuga desesperada y transparente que hacemos los que tenemos que salir de nuestras tierras.

En sus escritos
nos desvela realidades objetivas llenas de miseria y realidades menos evidentes como las subjetiva. De esas dos realidad parte el re-negao y nos vemos casi obligados a hacer un viaje a lo desconocido. Sin embargo, apunta y señala con mordaz escritura, la injusticia de esas partidas-salidas-huidas. Plasma la rabia interna que se vuelve loca y tiernamente visceral, los recuerdos muerden como serpiente nuestras memorias y, el re-negao, lo expresa de tal manera que no puedes pasar desapercibido esas realidades. Espero que disfrutéis de la lectura como lo he hecho yo con sus escritos.

lunes, octubre 29, 2007

el hombre cocodrilo

En el pueblo de los pájaros pintados corría la leyenda del "hombre cocodrilo" que solía visitar la plaza para dormir en las casas de cualquier vecino del río o en el parque junto a los bancos.

Una mañana, los hombres se reunieron para ver que era lo que tenía el joven que plácidamente dormía en el banco de madera en la plaza del pueblo. Tenía en su cabeza un sombrero de brillantes colores, y que a los del pueblo les irritaba sus ojos. Despacio se acercaron a él. El joven con harapos se tapaba la cara mientras dormía. Una luz brillante que despedía el sombrero penetraba las pupilas de los que poco a poco y con sigilo, se acercaban.

Cuando hubieron rodeado al joven, el más anciano, con un bastón, le hizo despertar. El joven despertó sin ningún sobresalto, les vio a todos, asustados. Y con voz suave preguntó - ¿Qué queréis de mí? -. El más anciano con las manos en los ojos le espetó - aparta el sombrero de nuestra vista que nos ciega la luz - . El joven replicó: - Vosotros no sabéis lo que veis. No es la luz la que os molesta. Esto que vuestros ojos decís que ofende, no es más que el temor que escondéis quien sabe en que sitio de vuestros cuerpos. Un niño que pasaba cerca del alboroto del pueblo, saludó al joven. Este le sonrío..., le lanzó el sombrero al niño y de un salto lo alcanzó y colocándoselo a la cabeza, se marchó.

Veis – dijo el joven -. Si vosotros no desconfiarais, la luz de aquél sombrero..., no les haría ningún daño. Tampoco al hombre cocodrilo que tanto le teméis y que viene a vuestro río le tendríais miedo, os lo aseguro. El anciano al oír las palabras y ver al niño que se alejaba saltando por la calle del pueblo, sintió cómo se desprendía lentamente de sus ojos, una transparente piel, igual que las serpientes al mudarla. Y el sombrero, su luz, ya no ofendía a sus ojos, la luz brillante, no existía. Mientras los demás del pueblo, increpaban al joven cuando éste se convertía en cocodrilo. Le perseguían tirándole piedras al arrastrarse por la plaza rumbo al río. El niño y el anciano despedían al joven que partía rumbo al río. Los demás, asustados apedreaban al hombre cocodrilo. Mientras el niño y el anciano del pueblo de los pájaros pintados marchaban, observando cómo dormía en el banco, el joven del brillante sombrero. Todo había sido un sueño.




Todos mis relatos, son, precisamente eso, relatos. Invenciones literarias, esas que nos hacen cosquillas cuando las escribimos, y, que al leerlas nos vuelven hacer cosquillas. Dejo, siempre, que cada cual saque sus propias conclusiones y, de vez en cuando, también, me gusta compartirlos. Y que escriban lo que les dicen..., porque como decía un amigo mío "todo punto de vista es la vista de un punto".

martes, octubre 23, 2007

nos hemos vuelto a dormir.

Somos tantos los que andamos solos, deambulamos de un mundo a otro, caminamos, nos cansamos, dormimos, y, ja, ja, ja, ja... volvemos a dormir.

Somos tantos los que escribimos solos, cantamos, desnudamos el viento, el aire deposita en nosotros el hálito cansino de otro exilio, y, ja, ja, ja, ja... volvemos a dormir.

Somos tantos los que andamos solos y escribimos el síndrome del cíclope adosado a nuestro costado, cansados, volvemos, y, nos quedamos dormidos en el regazo de una golondrina. Mientras las tórtolas se echan a volar y cagan sus gracias en nuestras manos. Nos limpiamos. Nos vuelven a cagar... las boñigas, seca el guano de otra mierda que se enreda en el cerebro y ya nadie nos despierta, y, ja, ja, ja, ja... nos hemos vuelto a dormir.


posteado hace unos meses, un año, casi dos años... que más da si lo vuelvo a compartir.

lunes, octubre 15, 2007

pienso en ti

Sé que eres hermosa, frágil, audaz, inteligente y sensual. Sé que eres muchas cosas y que yo a tu lado, soy testosterona intelectual que se apaga lentamente en tus brazos cuando pienso en que tú y yo, concretamos el tiempo y la distancia. Urdimos silenciosamente el magreo artificial de nuestros locos y concupiscentes cuerpos, nos derretimos precisamente cuando empezamos a nacer en nuestros brazos locos y exacerbados a nuestros encuentros rutinarios del amor. Por cierto, y perdona mi sinceridad, bajo tus piernas nacieron estos versos seudo-intelectuales, justo en el preciso momento en que tú decidías conmigo el final sinfónico del orgasmo.



pienso en ti


Pienso en el universo
Pienso en la materia
Pienso en el poema
Pienso en tus pechos...

Pienso tantas cosas
que veo a nuestra vía láctea
más diminuto que un quarks
y el universo cada vez más
se expande, tú entre mis piernas
aderezando nuestro encuentro.
cuando llego a ese
límite amoroso de tus pechos...

ya no pienso en ti
ni el universo, ni el quarks
porque me he convertido
precisamente
en eso que nosotros
llamamos nada.

martes, octubre 09, 2007

El pájaro y la pluma de color púrpura.

Aquí os dejo un pequeño relato, espero que lo lean y disfruten como yo, al hacerlo.


Los diminutos pájaros llegaron a la hora de siempre. Comieron su alpiste y volaron al norte a eso de las cinco de la tarde. Llegaban siete aves y entre ellas una que tiene entre las alas una pluma de color púrpura. Los demás son de un azul intenso.

En el pueblo corría la leyenda de un niño que vivió al final de la calle principal del pueblo, nació con una raya de color púrpura en el brazo izquierdo. La madre nunca supo a qué se debía esa mancha, ni los médicos y expertos sabían explicar tan curiosa raya. Nadie supo porque y cómo había aparecido en el brazo de aquél niño dicha mancha. Cuentan que el niño murió en los brazos de su madre cuando a penas tenía siete meses recién cumplidos, se cree que fue muerte súbita. Esa rara muerte que ocurre de vez en cuando a niños de pocos meses, para la gente del pueblo - la muerte - de aquel niño, siempre fue un misterio. La madre lloro, lloro... y el padre entró en una profunda depresión. Cuentan que el niño a los seis meses, ya decía sólo una palabra, volar. Un día él mismo fue el que dio a las aves el alpiste. Eso comentan los vecinos. Su madre lo puso frente a las aves, mientras ellas picaban su comida en su manito, dos aves se acercaron; Una le acaricio el brazo con sus plumaje, el otro se le posó en la cabeza, el tercero en el corazón.

Esa noche su madre cuando estaba a punto de acostarle en la cunita oyó un extraño crujido en el interior del pecho, como si algo se hubiera roto dentro, era su corazón, el niño cerró los ojitos y la luz que le iluminaban sus ojos se fue apagando lentamente. La madre al ver, que su hijo se había quedado dormido con una sonrisa entre los labios, en silencio le abrazo con toda sus fuerzas mientras el ruido súbito de un suspiro cerró la ventana de la habitación.

Ella sonrió, mientras una lágrima deslizábase por sus mejillas. Besó la frente del niño y notó como de la cabecita salía un hálito cristalino y un viento suave le acaricio sus cabellos. Mientras transparentes figuras se elevaban y extendían las alas llevándose del interior de su hijo, algo parecido a una nube. El dolor se fue convirtiendo en felicidad a la vez que desaparecían las imágenes de las aves, llevándose la nube cristalina y transparente.

Hoy los vecinos comentan que la madre tiene 112 años. Que las aves siguen llegando, y el pájaro que tiene la pluma de color púrpura sigue desde hace más de 95 años, a la hora de siempre, buscando el alpiste que todos los días - le da - a las cinco de la tarde, la señora que vive al final de la calle principal del pueblo.

viernes, octubre 05, 2007

dirín dirán

si los olivos parieran risas,
si las aves cantaran
otras melodías
ya no seríamos el hazme reír
de los tiranos.

y si los esbirros
se cayeran al olvido
habría entonces
que repartir olivos
y el ave de los cantos.

Pero
si eso continúa
- es decir -
que la mentira
sea la camisa,
otra vez, del asesino.

entonces sí,
necesitaremos

que el elefante
le ponga el culo
a los dictadores
que tejen malabares asesinos
y mentiras como las de Irak
que es un dirín, dirán
a los oídos
de los tres de las azores.

miércoles, octubre 03, 2007

¿paráfrasis? o no.

parafraseándose a uno mismo

El camino recorrido por los girasoles en mi sien, es tan importante que a veces, me hacen cosquillas los recuerdos.


No. no digas nada, solamente guarda silencio y deja que hablen tus ojos.


He visitado tantos sitios que ya no sé cuál es el mío.


Si no me quito la ropa, entiéndeme, tengo muuucho frío.

lunes, octubre 01, 2007

cuando uno escribe

segunda parte

"Todo lo que se opine. Todo lo que se critique. Todo lo que se afirme contrario a una opinión, enriquece a quien escribe"

Las escuchas leer, la escuchas cantar y de pronto las palabras lo han hecho todo, y esperas el final. Y cuando ese final llega, entonces es cuando te paras, lo vuelves a leer, y a cantar, a leer, re-leer y esperas a que tu vecino, novia o compañeras te lean. Y de pronto cuando todo parece que ha llegado a su fin viene esa sensación orgásmica del clímax, un ímpetu de satisfacción recorre tu cuerpo, tus manos, y porque no, tu ego... porque, al fin, has entregado a los tiburones tu escrito, lo expones para que lo devoren y te critiquen. Y cuando eso sucede empiezan a devorar tus letras, tus puntuaciones, acepciones, apologías, aparecen exegetas bien pensantes y te señalan, te escriben, te apuntan y te borran. Vuelven a leer, a releer y por fin otro comentario te hace mueca en la pantalla, sonríes y vuelves a escribir, porque lo que digan de ti, también es importante. Aunque no lo compartas.

Esto último es importante porque solo así te das cuenta que el mundo esta lleno de insignificantes escritores y aprendices de lo mismo, y te miras en el espejo, y te dices, ese soy yo. Otro aprendiz del arte de la literatura pero a mi no se me da mal, a otros, piensas, las musas no los buscan, y a mi sí, sonríes, te jactas y vuelta a empezar. Has demostrado que eres un aprendiz. Te vuelves a mirar al espejo de lo que escribes, y, Te ríes de ti mismo. Te criticas tú mismo y sales a la calle pensando que, en el próximo escrito que hagas, tendrá lo que las musas quieren que tengan, mientras las criticas agonizan en el papel..., las rescatas, la vuelves a leer, y sacas de ellas, lo mejor. Y saludas al vecino, a la vecina, compras el pescado, la carne, la leche. Pagas, y sales recordando el último verso azul que creíste haber leído en tu cabeza. Te vuelves a dar cuenta que no es lo que buscas, es lo que viene cuando te sientas frente al papel, a la pantalla, y dejas que tus manos escriban lo que le dictan las neuronas. Dejas reposar lo escrito, lo guardas, lo acumulas, y cuando todo esta en su punto final, el escrito te vuelve a llamar y lo lees despacio. ¿Esto lo he escrito yo?, piensas, sonríes, y ya esta listo para compartirlo con aquellos que se acerquen a leer tu escrito.

Piensas que cuando vas a escribir, ellas - las palabras y las musas - vendrán a tu encuentro con cábalas inescrutables, y, en el momento propicio que consideren... que les hagas caso, otra vez, te volverás a sentir en el aprendiz de escribiente.

jueves, septiembre 27, 2007

Cuando se escribe

primera parte

"todo esta bien, pero la mierda también existe. forma parte
del paraíso de la esquina,
del cielo que un tragaluz sucio deja
caer en las manos de un moribundo pañuelo escupido."

julio cortázar


Cuando el que escribe plasma en el papel alguna idea o pensamiento; experiencias existenciales o de otro tipo, las palabras vienen a ti buscándote, vienen a tu encuentro locas de ganas que las hagas caso. Dentro del mundo interno se esconden esas mágicas internas - también las hay externas - sensaciones. Uno piensa hacerlo lo mejor posible. Empiezas a escribir y van saliendo las palabras, te buscan, te llegan y las plasmas en la pantalla. La caligrafía es muy importante en el papel. La ortografía lo es más. La metáfora es una palabra que se enreda de vez en cuando con lo que se ve en la pantalla. El sentimiento de lo escrito revela lo que las palabras quieren que reveles. Expresas historias, cuentos, relatos, sentimientos, ensayo o novela. Pero también revelas opinión. Y cuando las palabras que se enredan en tu cabeza empiezan a conjugarse entre ellas, entonces, y sólo entonces, la gramática hace su aparición, bella, exuberante, esbelta, contundente, díscola y hasta incomprensible.

Y escribes, des-cribes y cuando alguien te lo lee, esa sensación de justicia literaria aparece en tu pecho y en tus ojos. Y caminas, deambulas, sueñas y juegas a seguir escribiendo de lo poquito, mucho y de lo mucho, poquito.

Y así estas dándole vueltas a la pantalla, la miras, la observas. Esperas, apuntas y de pronto las manos solas, hacen, pulsan las teclas y aparecen en la pantalla el universo literario que te inventas, y sigues escribiendo, devorándote codo a codo con las palabras. Las conjugas, en presente, en pasado; en cualquier espacio y tiempo y las haces reverdecer de rostros, imágenes, de símbolos, de viñetas, de silencios; de corcheas de blancas, redondas y la música literaria se esta haciendo frente a ti, melodía.

martes, septiembre 25, 2007

interesante

me parece interesante, si bien es cierto que, anonimus, recién inicia con sus publicaciones. Sin embargo, creo sinceramente que abrirá con sus escritos, debate. Y, aquellas personas que gustan debatir con sentido crítico y constructivo, les vendrá muy bien este tipo de blog. Comparto con quienes pronuncian mi nombre la siguiente dirección del

itinerante-anonimus



lunes, septiembre 24, 2007

El zoo de la vida.

Nadie me dijo que el exilio
era cruel con la sonrisa
que los elefantes se hacían
pequeñines en tu mente
que la jirafa era sorda
a mis lamentos residuales.

Nadie me dijo que el exilio
se burlaba de la vida
que el rinoceronte no
usaba bragas de colores
que el hipopótamo era cruel
con sus vecinos cocodrilos.

Nadie me dijo que el caimán,
se comía las canciones de unos niños
Y que era él, el responsable,
de que el avestruz escondiera la memoria.


Los amantes I



Se arriman a un rinconcito
donde sólo se escuchen, los dos
se dejan seducir con sus labios,
las caricias y magreos, despiertan
la piel que casi desnuda discrepan.

Uñas rasgan la desnudez
de cuerpos que lentamente
se descubren para enredarse
entre sábanas, sudores y ritmos
que gelatinamente tiemblan
al movimiento silenciosamente
acordado en sus caderas.

miércoles, septiembre 19, 2007

el zoo de la vida II

Siembra el árbol la mañana
La naturaleza exhala su rocío
Se arrastra el escarabajo
bajo la podredumbre
Y nosotros pisando al viento,
Mientras el canto de un colibrí en celo
Acaricia nuestros tímpanos cansinos.

Asfalto, árbol, incienso.
Caricatura de un rascacielos que camina
Ave muerta con motor encinta
Volando los aires de otro orificio universal
Mientras los animales en tierra
Abriendo trincheras en el dolmen
De otra cacatúa que no vuela.



Poemas de amor II



Solo es cuestión de ponernos,
los dos,
y escuchar la melodía
exacta de la seducción
que nace en los labios,
que dirige tu cabeza
y la mía,
mientras la música
nos mueve la cintura
al ritmo sensual
de nuestra aventura.

viernes, septiembre 14, 2007

El zoo de la vida.

III

Se arropan en el pájaro las plantas
El polen apartando el plomo con su pico
Mientras el estiércol se convierte en
una espera más de esta vida rutinaria.

Galopan los caballos en la nieve
el desierto despide a los camellos
con las ánforas marchitas del diluvio.
Los mares vuelan sobre peces
que llevan barcos asesinos,
cada río, gota, rocío. nieve, el hielo y el sol
se derriten de la vergüenza humana
en esta tierra que les tocó vivir.





poema de amor III





me encantaría poder abrazarte
sentir tu cara en mi pecho,
mientras mis manos acarician
tu espalda desnuda,
y tus pechos se enfrentan a los míos.

lunes, septiembre 10, 2007

continúo con el surrealismo

el mundo y las palabras
se enredaron en mi manos
y salir de ellas, querían.

justo, en el momento
en que las iba a dejar en el desván de mi amiga
se marcharon a pintar otras paredes.

I

las palabras breves,
las dejé en el olvido de la sin razón.

II

de las literas salieron
otras frases, otros versos.

y de las tijeras que tienen
prurito en los tímpanos
se oyeron cantos de sirenas en la selva.




un haz en tu piel

Disfraza con mis manos
la sensación más loca de tu ternura
dibuja con mi lengua y mis párpados, tu pubis
y has que mi cuerpo se confunda
con los pétalos de tus pechos
haciendo exactamente lo que deseas.

miércoles, septiembre 05, 2007

He vuelto

He vuelto
y he descubierto
a las sirenas
que regocijan con su canto
la solidaridad,
que casi marchita,
se extingue.

La reclaman, la proclaman
mientras un puñado de iletrados
se empecinan en arrancarles
sus voces.
Para que el canto
no suene más.



preguntas


¿Has oído hablar al viento cuando se despide,
le has oído decir adiós alguna vez?

¿Le has mirado a los ojos
cuando acarició tu cabello
la tarde que nos despedimos?

Le has acariciado el rostro al viento
cuando te vio llorar en la cama?
y le dijiste ¡NO!. Para. No sigas.

jueves, agosto 30, 2007

Sin comentarios

A ese poeta que me dijo que el surrealismo, ya no existe en la poesía.


Nació de un ciempiés
y terminó cobijándose con las
alhajas de mierda que poseía el camaleón.

Siempre dibujó en su rostro
una mirada misteriosa.
nadie sabía lo que llevaba en el cinto
pero al final supieron
que eran gelatinas de terciopelo
las que le temblaban en el corazón.

Es por esa razón que los murciélagos
se encargan de arrojar todas las mañanas
a la llegada del sol
el guano
que tanto desean los ingleses.




Lo hago siempre
cuando escribo
desde la visceralidad
la escritura me aborda de continuo y
me alienta a escribir palabras
que me invaden
y cuando lo hago
no dejo de exponer ante la pantalla
algo parecido a la locura.

miércoles, agosto 08, 2007

Vístete

Vístete
que es de noche
y descansa
mientras
ronda
por tu cuerpo
esa energía vital
que nos hace temblar.



Yo
Esta tarde
¡protesto!
no estas aquí
esperando
a no sé que beso
es imposible.
esta tarde
¡no estás aquí!

martes, agosto 07, 2007

Alegría probablemente

De que me sirve
escuchar el canto del mar
si noctámbulo estoy de alegría
¿y los muertos de este día?


Aprendamos amor.

Yo esperaría
a que vos dijeras algo...

y ¿si nos desnudamos?.

lunes, agosto 06, 2007

Di, tú

Di, tú
Que del silencio, no hay nada
sólo escombros que amontono en el papel.
Di, tú
Que el escándalo de las palabras
combaten una a una por resistir
su presencia en estas páginas dormidas.



A ti


(a quién si no)

No estabas
a las puertas del juicio final
por qué,
es casi seguro,
los ángeles se fueron contigo.

sábado, agosto 04, 2007

cuerpos

Suelto mis sábanas
hago malabares con mis manos
en tu ombligo.

Me estimas los labios
Me aproximas tu lengua
Me entregas los besos
Y mi colibrí sale
volando a tu encuentro.

Rasgo tu ropa
suelto tu pelo
y escojo
entre tus pechos y el ombligo
para zigzaguear con mi lengua.

Tú me insinúas. Yo me insinúo
Tú me acaricias. Yo te acaricio
y jugamos despavoridos a las extremas
conjunciones de nuestros cuerpos.

viernes, agosto 03, 2007

Hotel Séneca

(Córdoba)


Séneca, ciega, con años acuestas
-según dice el dueño- tres mil años.
Séneca, Ercilla, vivienda, costillas.
Villa, flores, muchas flores, cuelgan
señalando el pórtico de esta villa.

Séneca vivienda de las macetas rotas
Permaneces, impávida, extrovertida
como insinuándose a cada cual
sus senos perturbadores a un nadie
que atraviesa las paredes...

Séneca de filósofo, nada
No hay ni una palabra tuya
en este hotel, sólo tu nombre.



Misma hora

Hoy he confundido el arroz
sin darme cuenta,
la comida era
a la misma hora.

pero las fotos
quedaron bien
el cristal rompió en llanto
y una golondrina limpió
los besos que no soltó
la despedida.

Comí sólo arroz
a la misma hora
de todos los días.

poemas inconclusos I

en algún parque de esta málaga que inunda mis poros de cantos, de versos, de sol y de alguna que otra cagada de palomas.


Palomas

que lleva el viento
Vuelan, cagan, comen, revolotean.
mientras el sonido copular
de las lisonjas sorprende mis oídos.

La calle es de nadie
pasas, viento, risas, palabras
que se alejan, se acercan
mientras el sonido de campanas
y una guitarra me dan las tres de la tarde.

Hay calor, hay cuento
morriña de un exilio
que descansa en la mochila
mientras las sandalias
me llevan quién sabe adonde.



Baraja

Como escuálido deambulo
esperando de la ofrenda
un céntimo que abarque
mi derretido empeño en ser alguien.

Como don nadie me deslizo
entre estas calles
saboteando el pudor
de no sentirme una fábula
que se escribe para
quedarse marchita.


Otra vez

Porque palpita el viento
En esta ciudad de otros tiempos
porque hay silencio, calor, silencio
pasos que se pierden por estas calles.
el recuerdo,
mientras el canto no aparece en mi voz
no suenan mis manos la guitarra
cansino, fatuo, deambulo
en el laberinto de estas
viejas calles, marchitas, me pierdo
Porque no hay nadie
Porque no hay nadie.
Cinco céntimos, es verano.

poemas inconclusos II

Fusil

Cabizbajo pernocto
no es la noche la que velo
es la muerte.

Sencillamente ella
deambula buscando
el momento preciso
y arroparme en sus sueños.


Metáfora

Pese a todo
Seguimos siendo un número
En las mentes metálicas del
fondo monetario y del Banco Mundial.


Metáfora

Pasé por estas calles,
antes ya había escrito un verso,
y es que el exilio sólo
se entiende cuando se camina...



amanecer.

y vos conmigo
te desquitaste
el llanto,
conmigo dibujaste
la noria que
crecía en tus nalgas
cuando ya nadie nos veía.

no, no sigas, no marchitas
ama poco, amo el llanto y
este silencio que lentamente
se apodera de mis manos.

martes, julio 31, 2007

Hojas


"Y no duele estar triste en el instante"
julio cortázar.

Una hoja
yace muerta, seca
en el pasillo de mi casa
el viento lleva más
y no estamos en otoño.

¿Quién pestañeo
para que el árbol de enfrente
dejara caer hojas tan tiernas?

Un beso

Un beso
atravesó mis manos
lo sentí
a esa hora
sé que vos me besabas
yo en Córdoba y
vos en casa.

miércoles, julio 25, 2007

estuve ahí

Yo estuve ahí
- Córdoba -
haciendo del camino
algo más que un canto
deambule en sus callejuelas
tarareando frases inconclusas
en un árabe inexistente,
yo estuve ahí
pero la voz que tenía
humilló mi resistencia nasal
dormí, solo, entre la noche
y bancos mezquinos
y mosquitos...
y los llantos del recuerdo
fueron capaces
de arrancar mi voz
de la guitarra.

¿empezamos ya?

Es una oropéndola
el vello de pubis,
es como el néctar
que endulza mis labios.

Es el olor que palpita
en mi cintura
y en tu vientre
¿empezamos ya?.

martes, julio 24, 2007

Dentro de la espera.


'y si viene'

"y si viene que traiga el corazón
en su lugar de paz. Amor diremos,
que otro nombre mejor no se descubre.
Tan sólo la vida no dice cuanto sabemos."
josé saramago.


Abrí la puerta de la espera
saqué del armario
la camisa que tenía
en el desván de la codicia.

salí de casa
puesto a embarcarme
a la deliciosa canción de los enfados
pero al llegar, no pude
ni darle un beso
ella se había marchado
como cuando se marchó
enfrente de la estación
hace siete años.

Y por más que quise detenerla
la camisa presionaba mis manos
y el corazón se quedó chiquito
al ver que el barco
había zarpado
hacía solo cinco minutos

volví a casa, y abrí
por segunda vez,
la puerta de la espera. Y metí,
por segunda vez,
la camisa, en el desván de la codicia.

De eso
hace ya mucho
y no he vuelto abrirla,
soy feliz.


Moral (d) eja

"para decirnos bastaba un acto sólo,
y ya que en las palabras no me salvo,
di tú por mí, silencio, lo que no puedo."
josé saramago


No dejes que te atrapen las camisas de la codicia. Sé humilde y acepta el capricho de una caricia aunque sea con los pies de barros de los que se derriten con la lluvia y esos que nos recuerdan de qué estamos hechos.

Sólo así, no zarparán los barcos, ni volarán los aviones cargados de llantos y malos augurios para el corazón. La ternura es el fin de los mortales, ese debería de ser el emblema en vez de una codicia de sentirnos, crueles (no sé si me explico), frente a la persona o personita que nos dice adiós. Sólo el tiempo es el amigo infatigable de la desesperación.

La soledad es un pájaro grande multicolor que nos invade de vez en cuando para que le arrebatemos el corazón, y le digamos que nos ¡deje en paz!. Sin embargo a su hermana sole, a esa que buscamos para encontrarnos con nosotros mismos, a ella la abrazamos y la despedimos hasta con un beso en los labios cuando nos hemos encontrado, con nosotros mismos.

lunes, julio 23, 2007

Nadie


“Nadie sabe ese nombre que reposa
bajo el color perfecto de la nieve.
Nadie alcanza la luz donde se mueve
la verdadera forma de la rosa.”
Julio Cortázar.


Nadie se atreve a tutearme en este día
ni la señora que parió los once par de gemelos.

Nadie se aprecia bien desde esta tienda
que no vende ya ni la soledad que engendra
gelatinas psicológicas en la noche.

Nadie se acercó a la espera
que ya no espera en la estación.
Siempre dicen cosas por aquí
del sitio que tienes en tus manos
de ese lugar inexistente a los ojos de los mortales.

Nadie se dio cuenta
que eras tú la que tatúo a la luz del otro día
en el frontispicio y en la espalda cerca del hombro izquierdo.

Nadie sabe que te estoy amando
y eso a pesar del tiempo
que me provoca escribir alguna que otra
frase clandestina por tu cuerpo.

O decir que el universo sigue siendo
inhabitable a los astronautas
mientras aquí en la tierra
los niños, muchos niños, no tienen
ni gelatinas ni bombones que
que vende la señora de los once par de gemelos
en la tienda en la estación.

viernes, julio 20, 2007

ves aquélla luz

Ves aquélla luz que esta al final del camino,
nunca he podido llegar hasta ella,
cuando más me acerco, no sé por que,
hacen que se aleje mucho más;
por eso siempre me ves con estos libros
en el bolso del cenit de mi camisa
y en el pecho. yo le llamo, utopía.

Paráfrasis.

Cuando vienes a mi dispuesta no sé si saltar de egoísmo.
O vibrar contigo en aquellas cuatro paredes que nos conocen.



No sigas, no quiero esta sensación dentro de mi cuerpo.



Acércate a mi ventana y verás el amanecer con el que me despierto.



No, no digas nada, sólo con tu mirada, quieres que me vaya.

miércoles, julio 18, 2007

Quiero


Quiero asirme infranqueable a tu cuerpo
poseer cual plumífero al viento tus besos

Quiero, inquieto, poder abrir tus piernas
y lamer el explícito síndrome del deseo

Quiero dibujar con mis labios arcoiris diminutos en tu cuerpo

Quiero deshacer la malicia ajena que me prodiga
deshacer sediento el invento hormonal inexistente.

Quiero disfrazar el silencio matutino
con tus brazos abiertos en mi cama

Quiero amanecer haciendo ásperos bostezos sobre tu cuerpo.

Quiero tantas cosas que con sólo pensarlas
me derrito tibiamente enmudeciendo el tiempo en mis manos.

martes, julio 17, 2007

¿vale la pena?

Cuando veas que no llega
no pierdas tiempo
en cicatrizar la espera.

...

El hombre revelándose y riendo
Contra el sudor contra la muerte
Julio Cortázar.


I

Hombre
qué miras con
tus ojos que no tienen luz.

Qué miras cuando
se cierran tus párpados
a la espera de un
sueño clandestino.

Acaso vale más el silencio que
un beso a distancia.

Acaso vale más la cicatriz de
una caricia en tu vientre
que besarle los párpados al sol.

Acaso es el tiempo
el que inunda tu silencio
cuando deposita en ti sus labios
y haces de ello
una urdimbre que se enreda por tu cuerpo.


II

Hombre;
A qué juega tu corazón marchito
que cada año el exilio le seca
el sentimiento de volver
a donde deberías de estar,
sembrando vida..., con tu vida.

Sembrando silencio con
tus escamas que crecen en tus labios.

Sembrando entre otras
cosas ciruelas vespertinas
que no den más eructos al son
de una botella de licor sin descorchar.



III

Mezclando, entre otras cosas,
abejas asesinas con coroneles
que siguen devorando vida
como si devorasen el estiércol
que enjuagan en sus bocas.

Mezclando millones de mierdas
que se enredan en las manos
de esos coroneles que se quedaron
en una noche oscura
con los cuerpos arrepentidos de inocentes.
Ellos guardan en sus boticas viejas
algún que otro manuscrito
de las sempiternas sugerencias de una tortura.


IV

Hombre
Que te alejas sin decirme adiós
no te olvides que los tiempos
son necesarios para escribir
rebeldías llenas de amor.

lunes, julio 16, 2007

El Duero y San Saturio

De viajero por Soria, a los cien años luz de su poesía, Antonio Machado y el encuentro de dos mundos literarios. Rezando el verso azul de San Saturio, y el encuentro también, de dos maneras de ver el tiempo y la ceniza que avienta el arriero, andando por esas tierras cercanas al Duero. Como serpiente se divisa el Duero bajando a sus orillas en algún lugar sincero de esta Soria. Y que solamente existe mientras el calor aprieta mis sandalias para caer cansado a la puerta de un Duero que me refresca mientras el verano abre su orgullo calentando a todo dios que se atreve a esperar la apertura del poema incierto de este Machado, Antonio.



Donde el río Duero
canta
las esperas
calientes de las hojas
andando
vamos a Saturio
recogiendo el verso
de un poeta
y aventarlo quiero
que repose
abierto, silencioso
a los brazos inconclusos
de este Duero.


Los álamos

Los álamos
regocijan los caminos
que serpentean el Duero
te abanican
mientras un sol
casi incandescente
te revienta los poros
al atardecer.


El eco

El eco de tus pasos
suenan al arrullo del Duero
el aleteo silencioso
de las mariposas
sacuden tu conciencia,
que de memoria saben,
la poesía que vas clamando
a cada paso
y los chopos
que en la otra orilla
recitan de memoria
el verso de ayer al árbol seco.

miércoles, julio 11, 2007

esa noche

No encuentro en la cama
la pestaña azul que
me dejaste el día de tu partida.

no encuentro ni las pinzas
con las que cogí la pestaña
para dártela en tus manos

y que tú la aventaras
pidiéndole al viento un deseo.

No encuentro ni el silencio
que nos cobijó esa noche.

Si ves

Si ves que de mis manos
sale algo parecido al amor,
deja que dibuje en tu cuerpo
la orquídea que te arranque
la noche de la espera en el desván
y deja que deshoje la margarita
que dejaste con tus besos
cuando me dijiste adiós.

la realidad

No mires si no quieres
pero la realidad es tozuda
y embiste a todos
los que ven como
a los que no ven,
la realidad
se vuelve amiga o enemiga
discute en vez de
ofrecernos los brazos
abiertos que nos rodea,
nos la ofrecen
violenta, inicua,
imbécil, estúpida y radiante
emula a todos
los que se le acercan.

Pero hay una realidad
mas tierna sincera e inocua
cuando la vemos
es porque no
estábamos viendo la tele.

hoy he visto

Hoy he visto
cómo la sensatez
le hacía el amor
a la cordura
las dos se entregaron
mientras
muchos le
observaban quitarse
los tapujos
habituales
de una mentira en calma.

martes, julio 10, 2007

Cosas que pasan.

Pasaba por el parque esta mañana pensando en el sueño que tuve con la vecina de enfrente. Porqué he soñado con ella. Si me habré fijado en ella dos o tres veces. Y porque soñé, y con ella. Habré pensado alguna vez que esta buena, cuándo fue la última vez que la vi, ¿ayer?.

Mientras mi cabeza le da vueltas al sueño, un hombre tremendamente mayor sentado en un banco, solo. Hablando en voz baja sin ver con quien. Cuanto mas me alejaba, la curiosidad se hizo pasto en mi cabeza. - Porqué te has puesto así. Sabes que no lo tienes que hacer - le oí decir. No hablará solo - pensé-. Que cuando comes, continúa el viejo, no tienes porque jugar tan pronto. La última vez que te llevé me dijeron que eso sucede porque tú no masticas bien lo que comes. Que sólo tragas, tragas, tragas y pasa lo que pasa. La voz, cada vez más tierna, se iba apagando a medida que los pasos aligeraban mi estancia en esa acera... mientras mi curiosidad crecía de saber a quién le dice esas palabras con tal dulzura. Por fin me decido y antes de doblar la esquina veo al hombre tremendamente mayor como se alejaba con su caniche y con su correa al cuello.

lunes, julio 09, 2007

mis pupilas


o es que leo mal
o estoy interpretando
lo que escriben
con lo que único que tengo
mis pupilas.

Donde dice injusticia
quiere decir eso ¿no?.

el cantor



La cigarra ya no canta
y el cantor se quedó atrás...

Hace tiempo


Hace tiempo
que no veo latir
la tempestad en mi ventana
hace tiempo que no escucho
ni las llamas que tiene el sol
hace tiempo
que no escucho
ni el beso cristalino del
camaleón.

sábado, julio 07, 2007

Declaración de amor


Mira la espera
no ha sido en vano
hay más hojas secas
en nuestros cuerpos
que en estos
cinco años
que estamos juntos.

viernes, julio 06, 2007

Brecht


"ella vio que era malo, y me amó."
Bertolt Brecht.

Mis uñas recorrieron
cada centímetro
de tu cuerpo
poro a poro
taladré mi lengua
mientras
sucumbían mis manos
tarareando un sin par de caricias
en tu cuello, en tus brazos
en tus pechos, en tu cintura
- se hizo presente la sensatez -
tú me tomaste mis manos
y la pusiste en el sitio
menos indicado para mi cabeza
y susurrándome a mis labios
pusiste mis manos
en el libro de Bertolt Brecht.

esta noche


Esta noche
mientras dormías
mis manos dibujaron
en tus labios
el silencio.
con tu beneplácito
desabroche el pijama
desnudé tu piel, tu cuerpo.

Mis manos memorizaron
cada palmo de tu piel
y me desperté
con la sensación victoriosa
que tiene
un experto topográfico
de tus pies hasta la espalda.

jueves, julio 05, 2007

haikus



Hacía calor
soplaba el viento mi piel
y a mis dedos






el río es un
canto en este verano
que recién quema





el viento lleva
mi aroma, por el monte
lleva el viento




sé de tus labios
que tienen aroma de
un jazmín a ti

miércoles, julio 04, 2007

El vendedor de rosas

En el parque de un Barrio había un jardín... justo en el pórtico de la entrada, un anciano que llegaba religiosamente, todos los días, a la siete de la mañana. Desde hacía tiempo, había llamado mi atención algo que sucedía a unos 70 metros de donde yo estaba... las rosas que vendía en cierta época del año, eran distintas. Cuando quien le compraba, las tomaba en sus manos, y se marchaba, las rosas en el camino cambiaban de color.

Lo curioso de todo esto es que nadie se daba cuenta de ello, yo me enteré porque un niño me lo dijo. Mi kiosco de revista está justo en la esquina opuesta del pórtico. Pero ¿porque nadie se da cuenta?. Esa era mi pregunta siempre que veía tal misterio. Y el anciano ¿sabe que cambian las flores de color al intercambiarlas por dinero? No contuve mi curiosidad y me decidí a preguntarle. El anciano me miró y dijo - ¡ah! usted también lo ha notado -. Agachó la cabeza y siguió contando las monedas que tenía en sus manos.

martes, julio 03, 2007

huele a silencio por las calles


ya huele a vacaciones
por el norte
ya no hay coches
y el silencio
en el casco viejo de Bilbo
suena mucho más
a txikitos, a café.
en las calles
algún que otro guitarrista
retuerce las cuerdas
al son de una campana
mientras una fuente
suena a meandro del Gorbeia.

hoy tomé café
en una terraza
hace fresco
y las temperaturas
anuncian que
las sandalias andan
y vienen con mochilas.

Diario de un ausente.


Comienzo este diario, en silencio, y sin fechas porque ellas me dan miedo.


A partir de hoy intentaré escribir lo que en ese momento este sintiendo y es que las palabras son, a veces, la culpable de la extrema delgadez del que se inspira. Son las que hacen posible que entre el papel y la pantalla sean el espacio único de una verdadera comunicación entre el que lee y yo, para escribir haré todo lo posible por mantenerme fiel a lo que me dicte el sentimiento y la respiración. Escribiré cualquier cosa, lo que se me ocurra al sentarme frente al ordenador, por ejemplo en este momento ciertos diminutos personajes intempestivamente invaden mis pensamientos y neuronas, me ofrecen toda clase de ofrecimientos banales, concupiscentes experiencias abismales entre la carne y el deseo. Esos diminutos personajes son ciertos, esos enanitos que me incordian todos los días, a cualquier hora del día y que me dicen cosas a los oídos como; que no soy feliz, no soy el mismo de ayer, qué he hecho, manteniendo esa postura frente a la chica de ayer – me dicen - mírate al espejo, ya estas como siempre haciéndote la víctima. La verdad, si quieren saberla, ayer ella pasó a mi lado, bueno, pasamos al lado de cada un@ y nos vimos. Llegué a casa y recordé que tenía novio. Pero al sacar la basura al patio me encontré con algo que imagino les habrá pasado alguna vez. Abrí el contenedor y cuando me dispuse a tirar la basura, ahi estaba, siempre había estado ahí.

tu cuerpo de humo


Hoy en esta habitación
en la que compartimos
besos, caricias,
abrazos, besos
mis manos me dictan
de memoria tu piel.

Cierro los ojos
mientras mis dedos
dibujan en el aire
tu cuerpo desnudo
que luego viene a mi
como el humo que baja al cielo,
y te atrapo para
convertirlo en
tu cuerpo, que desnudo
se queda a dormir
con el silencio de un
suspiro pidiéndome más.

Pero ya no te veré



Ya se fue el tiempo
de los cristales rotos
ya se fue la ternura
que te esperaba
a las seis de la mañana
a la misma hora en
que el tragaluz
alumbraba tu retrato
pero ya no te veré.

Ahora me queda
el tiempo de la escritura
devoraré libros
escribiré versos
entonaré alguna
que otra canción
y tú estarás a mi vera
pero ya no te veré.

Recitaré tu poema favorito
le quitaré a las lámparas
los focos para que
ya no alumbren más
mi bitácora celeste de
este pequeño estudio
que recién pinto de estrellas
pero ya no te veré

lunes, julio 02, 2007

de nada sirvieron


De nada sirvieron
las palabras que escribí
en tu ventana hace unos días.
Veo, desde aquí,
como se deslizan por
los cristales goteando
el paladar de los ausentes.

domingo, julio 01, 2007

vivo


V

Vivo escrutando de
mis neuronas
la última palabra
benedictina
que se esconde
en algún
neurítico complejo
que me atosiga.

porqué

Porqué me quitas la piel
si la necesito para el sol.

Porqué no ves mi rostro
es el que tengo para
que los demás sepan que soy yo.

el tiempo pasa


Demoraron los tiempos
y la cicatriz cerró su costumbre
inesperado del silencio.

despedidas



Apreté mis labios,
mis dientes
enrojecieron el paladar
y me despide de ella
con esas palabras
que las decimos
siempre en momentos
difíciles para aviones
trenes, o para una
estación de autobuses.
Sin embargo ese adiós
fue único,
jamás la he vuelto a ver.

me acuso

"los prejuicios han vuelto al lugar de origen, difícilmente se cerraran con llave las damas de las camelias. Y por si eso fuera poco, yo soy el que fui, el que sigue siendo y el que seguirá siendo... viviendo en el exilio, no me ha salido gratis"
txanba payés

“Todo esta bien, pero la mierda también existe.
Forma parte de paraíso de la esquina, del cielo que un tragaluz sucio
Deja caer en las manos de un moribundo como un pañuelo escupido.”

Julio Cortázar.



Hoy vienes a mi
como hace veinte años
o acaso el silencio de los soportales
era lo suficientemente verdad
como para justificar la cobardía
de aquellos que nos juzgaron
sin conocer
el oprobio al que nos sometieron
solo por mirar con ojos distintos a la historia.

Acaso vale más
quinientos muertos para seguir siendo
lo que son ellos. Porque si digo 500.
Es porque fueron más, muchos más.
Pero de eso no se habla ¿verdad?.
y otros anónimos descalzos
siguen atosigados por el tiempo.

No, ellos, no han cambiando nada, nada.
ellos, siempre quisieron eso
lo que hoy pisan tus pies
lo que hoy pisan miles de pies desnudos
la capital que visten las
sombras con recuerdos de los que
un día cualquiera de un año cualquiera
dejaron su ropa en el desván del pupitre,
en la ranura de la universidad
y en la orilla de una calle sin nombre.

Nosotros siempre estuvimos
amasando la historia
mimando la historia
haciendo rollitos de azulejos
para que se contemplaran desde el cielo.

Ahora que sabes mi destino
si entras, pregúntate
¿cómo entras? ¿Por qué entras?
es tan cierto el sentimiento
que te hizo decir aquello que solo sienten
los que nunca esperan nada...

ahora que sabes que mi rostro
tiene esas cicatrices
te sorprendería saber
que yo sé quién duerme a tu lado.

mi exilio, mi vida es producto de todo ello
yo me acuso de amar a la historia
me acuso de ser sincero con la ternura
me acuso de querer acariciarle los labios a la historia
me acuso de ello, y es eso
lo que me ha convertido
en uno mas de los siempre sospechosos de todos...
si, reconozco que quise ser lo que quise ser
y reconozco también que amé
pero sólo como aman los que nunca esperan nada...

si ahora que sabes que mi rostro
tiene esas cicatrices de antaño
ahora que ya sabes que es verdad lo de mi lucha
ahora que ya sabes que el horizonte
tiene otro color a los colores que veías
si, ahora que sabes más o menos eso.
Si entras sacúdete el prejuicio de la ropa
ese que hizo corroer la mente
de miles de anónimos que siguieron a pies juntillas
la sediciones de unos cuantos cabrones
sin que ellos, la mayoría, se dieran cuenta.
la mochila colócala en la entrada
y el ungüento de doña Clarita, te la ofrezco.

Pero no te sacudas el polvo de la guitarra
no te sacudas la voz que hizo cantar a unos cuantos
no sacudas tu compromiso inconfundible
tu compromiso de seguir siendo
los que creen que la vida, valió la pena.
si tienes eso, y no lo dudo,
entonces y sólo entonces,
la historia, mi historia, tu historia,
la de todos, ¿valió la pena?.

sábado, junio 30, 2007

siempre estuvo ahí.


Cuando encuentres
lo que estas buscando.
Cuando al fin llegues
a sus brazos
te darás cuenta
que siempre estuvo ahí.

A las dos de la madrugada


A las dos de la madrugada
Ya ni los sueños
se me hacen presentes.

Comunico
que esta noche
a las dos de la madrugada
escribiré pensando
en la poesía
la que más enciende
mi lógica transparencia
del exilio...

Porque esta noche
ya ni los sueños
me cobijan cuando duermo
hoy a las dos de la madrugada
estuve a punto
de encender un cigarrillo
se me acabo la llama
que debía encender
mis pulmones
y con el tiempo
dos minutos antes
de las dos de la madrugada
me matara, no el exilio
el humo.





algo que ya había escrito y me apetece repetirlo.

perfil inquieto



Hermoso, frágil y epistético
casi ufánico
pero, por fin me doy cuenta
que es tu perfil
sincero, alúnico y díscolo
casi ecuménico
como la flor que yace
en tu pecho alpídica.


algo que ya había escrito y me apetece repetirlo.

mientras


Mientras mis manos
dibujan en tu vientre
espumas de papel.
Mientras te
cosquillean tu vientre.
Recuerdo las frases
que dejé en tu pubis
cuando descubrí
que realmente
sabes más a tiempo
que a mariposas
horadadas en mis piernas.

soy de donde


II

Soy de donde
las caricias se vuelven
inasibles,
donde los besos
se convierten
en tornasoles
de cantores
donde el amor
solo se viste
de guerrilla imberbe
cuando esta en apuros.

mayo de 1975


Qué es poeta
poesía roque dalton...
dispara el traidor.

A Joaquín Villalobos, el único responsable de la muerte del poeta salvadoreño. Aunque él diga todo lo contrario, a la historia me remito.

viernes, junio 29, 2007

el universo de tus manos


¿Qué universo
tan ecuánime
te lleva a ser
lo que eres?
o es acaso
la sinceridad
que tienes dentro
la que hace
que tus manos
describan tu belleza
en las palabras.

¿a ningún sitio?


algo muy personal.

Y ahora donde escribo,
donde dejo mis palabras
para que diga lo
que mi pecho siente y
lo que mis neuronas reciclan.

Adónde las tengo que enviar,
a este sitio que no me deja
ni verte el mentón de la ternura.
Adónde tengo que ir para
estrechar cada vez más la
distancia que nos separa.

¿a ningún sitio?

soy de donde


Soy de donde
las aves cantan a dos voces
donde el silencio
se vuelve azul por la mañanas
donde el espantapájaros
atrae a los pájaros
donde el ruiseñor
canta a cualquier hora del día
y donde los niños
le hacen cosquillas al elefante.

¡Oh! infancia


¡Oh! infancia que apareces
de vez en cuando en mi memoria
si no hubiese andado descalzo por el cielo
imagino que hoy no tendría sandalias
para soportar este exilio que me quema los pies.

¡Oh! infancia que recorres mis silencios
si no hubiese soportado el hambre
hoy estaría con el sobrepeso en los talones
ni jugaría con los ojos abiertos a la ternura
ni descifraría el cansancio que anda por mi cuerpo.

¡Oh! infancia que apareces
diminuta en mis costillas
si no hubiese aprendido a leer
no hubiese vagado por montañas,
veredas, meandros, selvas, guerrilla, riachuelos.

¡Oh! infancia que revives en mis sueños
si no hubiese recorrido desnudo
o desnudo medio por las calles descalzas
hoy no tendría las cicatrices
que guardo en mis brazos y en mis piernas.

¡Oh! infancia solidaria y mal mugrienta
si no hubiese arrancado mi madre sus abrazos
ahora no estaría viviendo en el exilio
con todos mi cristales rotos y
vagando por el mundo sin que nadie reconozca
ni el más breve paisaje de mi cara.

¡Oh! infancia si te digo que llorar aquí tu lejanía
es como acariciar los rostros que andan por mi cara
dibujando caricias que se fueron,
hoy, tendré que hacerlo con las manos vacías
y la tortura que guarda mi memoria
esa que se la lleven los gringos asesinos-mata-sueños.

cuando leas esto


cuando leas esto
pensaras que es a ti
a la que me refiero
no te equivocas
acabo de leer tu poema
y me ha dejado
con el alma en la mano
y mi alma
tampoco descifra
tu universo
diminuto del amor.