viernes, diciembre 05, 2008

epístola segunda

Un abrazo

Te abrazo y es como abrazar el tiempo. Es como delinear las coordenadas que guardo en mis recuerdos. Cada uno de tus pliegues es el síndrome apropiado para seguir creyendo, en que entre tú y yo, sólo existen, caricias y más caricias. No digas nada cuando inunde con mis manos tu poesía. No digas nada cuando me precipite al vacío de tus pliegues y descubras en mi caída, que el precipitarme, valió la pena. ¿has sentido ese placer alguna vez?. Dímelo pero sé sincera y demuéstrame la razón que tienen tus palabras cuando terminamos de hacer el amor.

2 comentarios:

  1. MI,LA,RE,SOL,SI,MI
    seis notas con las que abrazo la vida del poeta que acaricia con palabras...
    besitos...
    ¡gracias!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:40 a. m.

    No diré nada...
    pero te dejo un abrazo en el tiempo para desearte buen fin de semana

    Un "Biquiño" enorme para Tí...

    ResponderEliminar