jueves, noviembre 15, 2007

A los mártires de la UCA.

- Si no hacemos nada entre todos, entonces, ¿me moriré yo también?- le pregunto el hijo a su madre. Ella no supo qué decir. Guardo silencio y cortando una rosa del jardín, se la dio a su hijo. mientras, ella, le leía la placa que recuerda los nombres de los curas asesinados.



Hay ventisca fuerte esta noche
afuera el viento sopla la locura
que viene del averno, sin rosas ni versos.

Se oyen disparos por las calles
Se oyen gritos de muerte esta noche
No hay versos, ni besos
sólo quedamos nosotros y
los disparos que se aproximan
son más ciertos a
altas horas de la noche

- nosotros nos marchamos - dijo Rodolfo
- no es necesario - dijo Ellacuría (...)
ya vinieron e hicieron lo que querían;
meter miedo a nuestros cuerpos

no volverán – sentenció Ellacuría.
Y por primera vez, se equivocaba.

Pero Rodolfo y otro marcharon.
y los demás se quedaron
viviendo en los cristales rotos
porque a la madrugada del día previsto
del 16 de noviembre de 1989
miles de disparos se alojaron
en el césped, en el piso y en sus cuerpos.



seguir leyendo en iraultza

21 comentarios:

  1. ellos respiraron cristales rotos
    saludos chau

    ResponderEliminar
  2. Cuantos países hemos pasado por eso...

    Un beso Txanba!

    ResponderEliminar
  3. Buen post, muy bueno ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. las necedades psicópatas del hombre son incomprensibles.
    Me gustó cómo lo expresaste aunque me deja triste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Se necesita mucho valor y entereza moral para saber morir con dignidad,
    por defender lealmente unos ideales.
    Sin duda que fueron mártires...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Se necesita mucho valor y entereza moral para saber morir con dignidad,
    por defender lealmente unos ideales.
    Sin duda que fueron mártires...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Se necesita mucho valor y entereza moral para saber morir con dignidad, defendiendo unos ideales.
    Sin duda que fueron mártires.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. en todos lados ha ocurrido algo similar, saludos, gracias por pasar por mi blog....

    ResponderEliminar
  9. Una tragedia imborrable. Tus versos nos hacen vivir aquel momento. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. amigo... y lo digo con el corazón abierto de par en par... todo es pensamiento, y tal como el anciano con las rosas nos vamos cambiando los colores a medida que la infancia es reemplazada por la especulación... y yo sigo vibrando en los abismos siderales, me sumerjo en el acantilado que me vió nacer y espero.... ¿puedes creerlo? aún después de tanto, espero...

    Un beso, tu página estáhermosa, y tengo tanto que recorrer por andar perdida!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Disparos que aniquilan el cuerpo, pero la vida traspasa el tiempo y aun palpita (la puedo escuchar)...

    ResponderEliminar
  12. hoy hubo un programa en el kinder demi hija, por sto del mes de la patria y esto que leo me hace pensar en la suerte que hemos tenido de estar vivos.

    ResponderEliminar
  13. Tremendo relato que se hace recuerdo imborrable.
    Palabras para quienes, unos pocos han sido fieles a ellos mismos.
    Un beso, Txanba

    ResponderEliminar
  14. ¿Qué se dice ante la barbarie, Txanba, qué se dice ante el cuerpo muerto de una niña de 15 años..? O de 40, o de 80, da igual... Solo queda digerir la rabia. Si es que se puede.. Y gritarla. Se debe...

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. La estupidez humana es incomensurable,por que??.....Un horror que no acaba por el contarrio.continua......
    Mariella.

    ResponderEliminar
  16. Un asesinato encubierto y nunca reconocido.Los teólogos , los padres de la teologia de la liberación son ''enemigos'' de muchos gobiernos.Ahí sigue vivo e impactando Ion Sobrino que es quien extraoficialmente , deberia haber sido el asesinado en lugar de Ellacuria.Leerle es impactante.Escucharle una lección de valentia y defensa ideológica.

    Bravo por ti y este escrito,Txanba.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Es la historia del hombre, no saber vivir sin arrebatar vidas. Un sinsentido que no deja de repetirse.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Nada es mas sin sentido que el sin sentir de matar.
    Matar por matar no es abanderar nada, es simplemente indignante y absurdo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Excelente post, excelente. He sentido escalofríos en las letras.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  20. Cuando era pequeña, la sangre, el terror, plagaban mi país, lo dividían en fragmentos de miedos y traiciones. La informacion llegaba en gotas, a través de vías clandestinas, cuando tenías cerca a personas disidentes de la dictadura. Mensajes contradictorios, ante mil preguntas que surgen desde los ojos de los niños. Personalmente nunca entendí por qué "el Presidente" vestía de uniforme... Mis padres no podían responder, acallados por el miedo...
    Pienso en cuántos niños y niñas se criaron en los silencios y más aún, en el otro lado de la moneda, fundamentando el pinochetismo que hasta ahora defienden...
    Qué fuerte tu entrada de hoy... las preguntas que no tienen respuesta, por lo fuerte de las verdades...

    ResponderEliminar
  21. Sabes, muy pocas veces he contado esto, pero yo una vez pase 8 horas de una noche terrorifica en Costa de Marfil, esperando que la guerrilla viniera, eramos 11 pares de ojos vacios de tanto miedo...nunca llegaron, Dios o algo lo aparto de mi camino, ese no era mi dia. Salí de ese país y jamas he vuelto, consciente de todos los que no tenian mi pasaporte y alli quedaron, consciente de todos los que no pensaran que ese no fué su dia...

    Fue mi culpa, por meterme donde no me correspondia.

    ResponderEliminar