viernes, septiembre 05, 2008

una travesía

La mar está en calma
sólo se atisba el viento
nos avisa con sutiles caricias
que la hora se aproxima.

Hemos puesto las velas
a este barco que no tiene anclas
sólo un destino y nos parece
el más incierto.

5 comentarios:

  1. Destino incierto.... me gusta ;)
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar
  2. me gusta un barco sin anclas ¡¡eso permite recorrer el mundo sin que sólo algunos disfruten de su presencia!!
    ¡¡¡gracias!!!
    que sean muchas las caricias y que muchos suspiros empujen las velas de tu barco...

    www.lisa.bligoo.com

    ResponderEliminar
  3. Si sabes el destino, quizas no sea tan incierto...

    Me alegra verte de nuevo. Mucho.

    ResponderEliminar
  4. Es simple, deja que el viento te lleve.... muy bueno el blog, besos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta como has descrito el destino incierto.

    ResponderEliminar