martes, julio 29, 2008

La llave y el carcelero George

- tengo las llaves de un sin fin de interrogatorios - dice el carcelero.

Se sienta en el pasillo vacío de la celda. Sorbe una copita de licor. Sigue borracho. En la otra mano un revólver. Se tambalea. Siente vergüenza de su oficio. Mira en la celda al preso número 13, yace en suelo, desnudo, sangrando sus penas de las heridas infligidas por el torturador de Guantánamo. Sus gritos golpean los oídos del carcelero que se funden con el hedor de una bandera gringa en la celdas de esta prisión que sigue siendo la casa del carcelero George.

7 comentarios:

  1. Muchas veces me hago miles de preguntas sobre Guantánamo
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Guantanamo nunca tendría que haber existido, George tampoco.

    ResponderEliminar
  3. cuando leo estas cosas... me da vergüenza ser humana... ¿podrán desaparecer alguna vez estos tormentos?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:58 p. m.

    Cuántos carceleros habrá que sientan vergüenza de su oficio, al ver a esos torturadores malnacidos que se creen muy machos con un garrote en la mano, y de tantos miles de ellos carceleros, funcionarios de prisiones como se dice ahora,o como se les quiera llamar, de todos ellos, siempre hay un pequeño grupo (pero tan pequeño, que se cuentan con los dedos de una mano), que son carceleros, pero son humanos, y...si lo digo, es por conocimiento de causa.
    Una vez, hace algún tiempo,mientras cruzaba una galeria para llegar hasta el patio con otro grupo de gente, para ir a un "vis", había un chico(recluso), acompañado de un funcionario, que estaba con una carretilla y un rastrillo limpiando un pequeño jardin, que, en medio de tanto hormigon alegraba un poco aquel "antro",y oí como el funcionario le decía a ese chico: aunque te estén buscando las cosquillas para ver si les saltas, no te metas en líos, que sólo te quedan dos meses y ya sabes que éste director es un hijo de puta; a tí sólo te quedan dos meses, a mí,todavia me faltan doce años.
    Otra vez y gracias a ese funcionario, yo pude quitar una carta dirigida a los familiares de una persona que estaba alli presa y que éstos malnacidos le habian dado una paliza y lo habian incomunicado para que no pudiese hacer ninguna llamada telefonica; con lo que no contaban ellos es que a los pocos dias se personó allí el abogado y un notario, pero lo que mas les jodió fue que al dia siquiente saliera en la prensa.Si yo lo supe fue porque esa persona compartia "chabolo" con la persona que yo iva a visitar.
    Tambien me enteré que hace ya cuatro años que es "director dictador" ya no está ahí y que ahora la cosas, dentro de lo malo, están mejor.
    A veces algunos carceleros,como el carcelero George, están más presos que los propios reclusos y sienten vergüenza de su oficio por todas las atrocidades que se cometen en Guantánamo y en tantos otros "ANTROS" como ese, quien sabe cuantas cosas más faltan por saber y que todavia no han salido a la luz...

    Un "Biquiño..."

    ResponderEliminar
  5. Cuanta gente sin algo de sentimiento.. y el que los tiene.. con el tiempo los pierde ..en casos como este.. horrible.
    Ni besos ni nada hoy.. hoy es dia de reflexion!

    ResponderEliminar
  6. Es triste pero real.
    Muuuuuacks!

    ResponderEliminar