lunes, octubre 29, 2012

injurías

hasta encontrarnos
dísticos, abiertos y trémulos
como si nos bastara el tiempo
que tenemos para regocijarnos
de que estamos solos.

no nos bastó la injuria
que nos vertían, oh insensatos.
o sus absurdos comentarios
de los vecinos que no reían
viéndonos cómo
nos llevaba el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada