miércoles, marzo 16, 2011

calmando la sed

Ni una botella de agua
calma la sed
la que me advierte
de la sequedad
en mi garganta.
Mi cuerpo arde
y mis manos tiemblan
El rubor del sol
me invita
a quedarme en aquél sitio
de donde salí hace siglos.
Ahí hace sol
pero no me quema
y el agua de un vaso
calma la sed y
la sequedad de mi garganta.

1 comentario:

  1. Es esa clase de sed que nunca calla...
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar