miércoles, noviembre 25, 2009

Deseos

Quién tuviera el campo en sus manos
la hiervas, las huestes de un ritual ancestral.

Quién las flores, los aromas, las mariposas
las luciérnagas para iluminar tu rostro en la noche.

Quién tuviera en sus manos los versos,
los arroyos, las caricias de tus manos para ahuyentar
esa necesidad silente de tenerlas.

Quién tuviera el viento, las nubes, la lluvia
para hacer que la vida no fuese
un sueño apocalíptico del que apostillan.

Quién pudiera ser arrojo solás y salir de noche
de día, a todas horas a escudriñar tu cintura
y hacerte cosquillas en tu vientre.

Quién tuviera el placer de tus labios, de tu sonrisa
o las caricias de tu piel que se desliza tiernamente sobre la mía.

Quién tuviera el soplo de una hoguera y
que en invierno deposite la felicidad del calor en los que no la tienen.

Quién tuviera no el amor pero si la sabiduría para
que en vez de leer escritos ajenos leyeras los míos
que apócrifos marchitan escondidos esperando tu visita.

Quién tuviera el parpadeo de tus ojos, el mirar de tu sonrisa,
el cerrar tierno de tus ojos cuando duermes
o tener el pijama que ahuyenta soledades
y dormir a tu lado henchido
de ronquidos que carician a un oído.

Quién tuviera tus labios, tu sabiduría, tu inteligencia
para hacer de la vida y de este mundo
un sitio más justo, generoso donde
todos vivan en una misma casa, sin titubeos.

Quién tuviera, sencill(a)mante, tu todo...

4 comentarios:

  1. oh...
    quién tuviera el valor de tomar en sus manos la pluma como lo hacés vos y escribir lo que deseas...
    y compartirlo con todos...
    no tengo ese valor, no tengo pluma de poemas ni valor para compartirlos,
    tengo caricias, eso sí, si las necesitas para ahuyentar la necesidad de tener las caricias de tus deseos, te las ofrezco, aquí van...

    te pido que no añores su sonrisa y sus labios, estoy segura de que ellos están cerca tuyo, no te han dejado, búscalos,
    remueve los arcones del desvan entre los escritos antiuos, los tuyos, sí...
    allí estarán su sonrisa y sus labios,
    y también sus caricias, su ternura y su calor...

    cuando esta noche en el cerrar tierno de tus ojos encuentres tus deseos, intenta fijarte si a tu lado se ha ubicado ella...
    con sus labios, su sabiduría y su inteligencia...
    tal vez la encuentres...
    descubrila en la noche, sentila a tu lado
    ¿no?
    sí... yo digo que sí...
    a ver,
    escuchá, el aire se mueve como en un suspiro...
    ¿suspiraste vos? ¿no? es porque ella suspira por ti...
    y en el suspiro te llama para besar tus manos, tus pestañas...
    ...y tu todo

    vamos, anda,
    que tu musa siempre está a tu lado...
    sólo los poetas tienen musas fieles...

    cariños, Txanba...
    y besos

    ResponderEliminar
  2. Quien tuviera la dicha de construir cada día, poquito a poquito un mundo más justo y ofrecer a los niños un mundo con azucar ......

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso querido Txanba. Cuanto sentimiento y pasion, y anhelo se leen en tus versos.
    Maravilloso, siempre es un enorme placer pasar a verte.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:25 a. m.

    Quién pudiera tener el don que tú tienes y plasmar en un verso tanta pasión, tanto deseo.
    Quién pudiera ser la musa del poeta que cada noche, a su lado, vela por su sueño dibuja una sonrisa, regala una caricia y auyenta su soledad, quien pudiera ser su todo...

    Un "Biquiño"...

    ResponderEliminar