jueves, diciembre 10, 2009

Sortilegios a una cita

El tiempo se queda inexplicable
para quien la espera es anónima.


Sin que se pretenda fijo
el silencio sólo es cuestión de oírlo
en la espera que de él salga
tu voz diciendo algo parecido a una cita.


Es sublime las letras que han salido de tu boca
para estrellarse con los tímpanos labriegos
de mis costillas.


Es veloz tu respirar en esta habitación
y eso que no encuentro el silencio de tus piernas.

7 comentarios:

  1. Un gran espectáculo de belleza, versos que acarician sutilmente los sentidos.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. full lírica, con un cierre pasional.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡me gusta este poema cargado de sensualidad!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  4. Se está haciendo costumbre venir a tu rincón, ahora sé por qué, es inexplicable, sólo sé, (Y perdona tantas contradicciones), que algunos silencios se beben y algunos poemas, como éste, pulsan como un seductor bálsamo.

    Saludos Poeta Txanba

    ResponderEliminar
  5. tiempo, que inexplicable te quedas congelado en un momento de la historia...
    a vos te hablo, sí...
    deja de ser silencio y entrega al poeta tus voces y las voces de las musas que en tu mundo, tiempo, siempre están dispuestas a dictar poemas a quienes las escuchan...
    y parece que vos sí que escuchas a tus musas... que son las musas del silencio y del tiempo, las mismas que un futuro, que siempre es incierto, acudirán a los blogs de los poetas para entregarles su magia para siempre, desbordando de ternura los poemas e inundando los versos de besos

    ResponderEliminar
  6. Pronuncio tu nombre en silencio en el silencio, y porque estás cerca, lo escucharás. Sino, pregunta por mi......

    Beso

    ResponderEliminar
  7. El silencio tiene esa paciencia infinita que nos hace falta, que lleguen esas palabras pronto a tus oídos

    ResponderEliminar