jueves, diciembre 17, 2009

No estás.

La luz que entra esta mañana por la ventana
no llega como siempre, es más débil,
y eso que alumbra y quema como todos los días.

Me asomo a la ventana, y veo las calles vacías
los árboles sin hojas, sin verde, sin vida,
parece que hace frío, y sí, es invierno
y el frío cala hasta mis huesos.

No hace falta ser fácil al calor ni mucho menos
al sol que de vez en cuando quema con caricias veraneales
pero en este invierno, sí, es necesario que me queme.
No estas tú ni silente ni bulliciosa pero estás
aunque no me quemes con tus caricias, estás.

4 comentarios:

  1. Preciosos versos a una ausencia repleta de presencia.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. No es necesario "estar" para seguir estando. A veces un aroma, una imagen, una canción, un poema...nos regresan la esencia de quien marchó.
    Hermosos versos querido Txanba.
    Felices fiestas y Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  3. Claro que esta tú la tienes prendida a tu alma, precioso poema, me atreví a leerte después de leer a Adolfo, descubrí tu blog muy bello.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. la ausencia como duele.
    abrazos

    ResponderEliminar