martes, julio 03, 2007

Diario de un ausente.


Comienzo este diario, en silencio, y sin fechas porque ellas me dan miedo.


A partir de hoy intentaré escribir lo que en ese momento este sintiendo y es que las palabras son, a veces, la culpable de la extrema delgadez del que se inspira. Son las que hacen posible que entre el papel y la pantalla sean el espacio único de una verdadera comunicación entre el que lee y yo, para escribir haré todo lo posible por mantenerme fiel a lo que me dicte el sentimiento y la respiración. Escribiré cualquier cosa, lo que se me ocurra al sentarme frente al ordenador, por ejemplo en este momento ciertos diminutos personajes intempestivamente invaden mis pensamientos y neuronas, me ofrecen toda clase de ofrecimientos banales, concupiscentes experiencias abismales entre la carne y el deseo. Esos diminutos personajes son ciertos, esos enanitos que me incordian todos los días, a cualquier hora del día y que me dicen cosas a los oídos como; que no soy feliz, no soy el mismo de ayer, qué he hecho, manteniendo esa postura frente a la chica de ayer – me dicen - mírate al espejo, ya estas como siempre haciéndote la víctima. La verdad, si quieren saberla, ayer ella pasó a mi lado, bueno, pasamos al lado de cada un@ y nos vimos. Llegué a casa y recordé que tenía novio. Pero al sacar la basura al patio me encontré con algo que imagino les habrá pasado alguna vez. Abrí el contenedor y cuando me dispuse a tirar la basura, ahi estaba, siempre había estado ahí.

8 comentarios:

  1. Claro que me ha pasado... Lo malo es que nos negamos a admitirlo, preferimos buscar, esperar y sufrir, antes que admitir que está en un contenedor de basura...

    Besotesssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:13 p. m.

    es válido tambien cambiar de opinión..

    ResponderEliminar
  3. así es... y lo bonito que admitir que puede estar ahí.

    ResponderEliminar
  4. a anónimo, claro, sin abandonar los principios. seguimos aprendiendo.

    ResponderEliminar
  5. Las fechas nos marcan las horas y por el minutero se va la vida. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. si en ellas se nos va la vida. gracias. un beso.

    ResponderEliminar
  7. La maldita basura siempre está ahí... por mucho que nos neguemos a verla, pero siempre está ahí.

    Seguiré con interés este diario,. Txanba. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Poner cada cosa en su lugar, es facil, el tema es el poco tiempo que tardo en desordenarlo otra vez...

    ResponderEliminar