martes, julio 17, 2007

...

El hombre revelándose y riendo
Contra el sudor contra la muerte
Julio Cortázar.


I

Hombre
qué miras con
tus ojos que no tienen luz.

Qué miras cuando
se cierran tus párpados
a la espera de un
sueño clandestino.

Acaso vale más el silencio que
un beso a distancia.

Acaso vale más la cicatriz de
una caricia en tu vientre
que besarle los párpados al sol.

Acaso es el tiempo
el que inunda tu silencio
cuando deposita en ti sus labios
y haces de ello
una urdimbre que se enreda por tu cuerpo.


II

Hombre;
A qué juega tu corazón marchito
que cada año el exilio le seca
el sentimiento de volver
a donde deberías de estar,
sembrando vida..., con tu vida.

Sembrando silencio con
tus escamas que crecen en tus labios.

Sembrando entre otras
cosas ciruelas vespertinas
que no den más eructos al son
de una botella de licor sin descorchar.



III

Mezclando, entre otras cosas,
abejas asesinas con coroneles
que siguen devorando vida
como si devorasen el estiércol
que enjuagan en sus bocas.

Mezclando millones de mierdas
que se enredan en las manos
de esos coroneles que se quedaron
en una noche oscura
con los cuerpos arrepentidos de inocentes.
Ellos guardan en sus boticas viejas
algún que otro manuscrito
de las sempiternas sugerencias de una tortura.


IV

Hombre
Que te alejas sin decirme adiós
no te olvides que los tiempos
son necesarios para escribir
rebeldías llenas de amor.

4 comentarios:

  1. Anónimo9:57 a. m.

    Este poema me hace sentirme cerca del poeta. Fuertes y tiernas metáforas entre el yo y la denuncia.


    Nihil

    ResponderEliminar
  2. Que tus manos y tu boca sigan floreciendo palabras, Txanba, aun habiendo de ser abonadas por el mantillo cruel del exilio. Que un día puedas florecer esas palabras en tu tierra, libre al fin de coroneles.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Triste hombre de silencios y de hombre sin brillo en los ojos pero adorable.
    Un beso.
    Te gusta Córtazar?
    Te apetece ver mi página a mi siempre me acompaña.
    http://alvientosola.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. El último párrafo me llegó dentro, creo que avivó algún recuerdo escondido...

    Besotessssssssssss

    ResponderEliminar