lunes, julio 16, 2007

El Duero y San Saturio

De viajero por Soria, a los cien años luz de su poesía, Antonio Machado y el encuentro de dos mundos literarios. Rezando el verso azul de San Saturio, y el encuentro también, de dos maneras de ver el tiempo y la ceniza que avienta el arriero, andando por esas tierras cercanas al Duero. Como serpiente se divisa el Duero bajando a sus orillas en algún lugar sincero de esta Soria. Y que solamente existe mientras el calor aprieta mis sandalias para caer cansado a la puerta de un Duero que me refresca mientras el verano abre su orgullo calentando a todo dios que se atreve a esperar la apertura del poema incierto de este Machado, Antonio.



Donde el río Duero
canta
las esperas
calientes de las hojas
andando
vamos a Saturio
recogiendo el verso
de un poeta
y aventarlo quiero
que repose
abierto, silencioso
a los brazos inconclusos
de este Duero.


Los álamos

Los álamos
regocijan los caminos
que serpentean el Duero
te abanican
mientras un sol
casi incandescente
te revienta los poros
al atardecer.


El eco

El eco de tus pasos
suenan al arrullo del Duero
el aleteo silencioso
de las mariposas
sacuden tu conciencia,
que de memoria saben,
la poesía que vas clamando
a cada paso
y los chopos
que en la otra orilla
recitan de memoria
el verso de ayer al árbol seco.

6 comentarios:

  1. Anónimo12:45 p. m.

    El primer poemario que leí de Antonio Machado, ya hace mucho tiempo fue Campos de castilla, agradezco que me lo hayas traído del recuerdo.
    Por cierto muy apropiados tus poemas, me gustan.

    Nihil

    ResponderEliminar
  2. Quiero conocer esa tierra...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Antonio Machado me encanta, es genuino.

    Besotessssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Al Duero también le gustaría oír estos poemas para acompañarle en su camino...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hace tiempo y allá lejos, seguí el itinerario de este ilustre gentilhombre de las letras. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. PARA TXANBA: HE AQUÍ 2 SOLEDADES EN DIÁLOGO: LA INMENSA DE LA NATURALEZA (CASI EN SUSPENSO) Y LA DEL POETA, QUE MIRA PARA AFUERA Y PARA DENTRO EN UN INVOLUCRO DE LUCIDEZ Y SENTIMIENTOS.
    UN ABRAZO DE XAVIER.

    ResponderEliminar