jueves, junio 07, 2007

De recordar, recuerdo todo.


¿Recuerdas nuestra partida?
cuando a las seis de la mañana
salía el sol
y a penas coloreaba
el alba tus mejillas.
Cuando a penas se
derrumbaba el tiempo
en nuestros cuerpos,
ese que nos acompañó
con las maletas hasta la puerta
de lo que iba a ser nuestro piso.

Era como verte
sonreír a distancia
y darme cuenta
que en tu vientre
llevabas algo parecido
a mi últimas palabras.

Recuerdo tus labios
cuando dijiste adiós
Recuerdo tus manos
cuando acuñó el silencio
y lo aventaste con un beso
a decorar el aire inoportuno
que inundaban nuestros pechos.

De recordar, recuerdo todo
hasta los zapatos viejos
que llevaba el niño
de los periódicos.
El nombre del anciano
que insultó nuestros pulmones.
El reloj del vigía que incrustó
su mirada en nuestros rostros.

De recordar, recuerdo todo
Hasta los mocos del niño
que nos pidió algún que otro
céntimo cautivo en mis bolsillos.

Recuerdo, también
mi espíritu enjuto,
mis piernas doloridas
y el inoportuno sollozo
de tu madre diciéndonos adiós.

Recuerdo también
tu dulce y temblorosa voz
cuando oí decirte
- nos matarán si no
nos vamos de este país -.
lo reconozco ahora,
le tuve miedo al exilio
cuando apenas ponía
el pie en la estación
y partíamos
mientras tú llevabas
mis manos a tu vientre...

9 comentarios:

  1. Ay Dios, que duro, que triste, y bueno lo que queda es el recuerdo, igual mata que consuela. un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ahh.. porque nos alejan delo que queremos? quien lo decide.. porque?
    ahh me deprimo...

    ResponderEliminar
  3. Es estremecedor... Un exilio solo puede comprenderlo en toda su magnitud quien lo ha vivido en su propia piel, en su propia alma. La belleza de este poema no le resta hierro, a revés, esos detalles que se han quedado grabados en la mente, los últimos retales del país amado que con la retina se intentan coser a la memoria aún lo hacen más dramático.

    Hoy, el dolor y las plabras que se quedaron el vientre de esa mujer las he sentido en el mío.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es duro el exilio, por algo los griegos los consideraban peor que la muerte, pero no es la muerte, se sigue viviendo, con el corazón partido, con la mente dividida,los afectos lejos....Pero se sigue viviendo y se te hace largo el tiempo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Los recuerdos... esos momentos guardados en nuestra memoria que de repente nos harán reir o llorar...

    Besotes cielo

    ResponderEliminar
  6. "no me gusta decir siempre que me gustó, pero me gustó sinceramente"
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. a todos, el exilio, duele, que en vez de recuerdos te regala, eso. exilio y un montón de cositas parecidas al silencio.

    ResponderEliminar
  8. gracias aulo, ya sabes que el escribir me hace sentir que existo. algo me come dentro, y no dejo de hacerlo, es que lo debo hacer. otro saludo.

    lo que te dije antes, por fin pude y puede ver lo vídeos, gracias.

    ResponderEliminar
  9. Como puedo besar un recuerdo… y me pregunto si los recuerdos es algo que se tiene o que se ha perdido…no lo sé .

    ResponderEliminar